La mejor guía para montar un PC de edición de vídeo

¿Sabías que puedes aumentar la velocidad de tu PC sin gastar ni un centavo? Aquí te traigo la megaguía definitiva para montar tu PC para editar vídeo por el menor precio posible sin sacrificar rendimiento. Si estás buscando componentes para tu nuevo equipo de edición de vídeo, ¡sigue leyendo!

1. ¿Mac o pc?

La primera duda que puede surgirnos a la hora de adquirir un nuevo equipo es si deberíamos decantarnos por la arquitectura Mac o PC. Yo personalmente siempre he usado PC y me siento muy cómodo en el ecosistema Windows. Los Mac son entornos muy estables y de mucho rendimiento, pero son caros y las posibilidades de ampliación en el futuro son más limitadas que en PC.

En el mundo PC tengo libertad absoluta para elegir lo que quiero (siempre teniendo en cuenta estándares y compatibilidades) y cualquier pieza que se rompa o quiera ampliar en el futuro podré cambiarla. En cualquier caso, el entorno Mac es tan válido como el de PC y si no quieres preocuparte por la parte técnica y tu bolsillo se lo puede permitir, elegirás bien. No pretendo defender una u otra arquitectura, ¡eres libre de elegir!

Además, todos los programas de edición de vídeo tienen versiones para ambos programas. Solo a la hora de trabajar con códecs muy concretos (por ejemplo, ProRes, que pertenece a Apple) podrías tener problemas, pero siempre hay alternativas y maneras de minimizar estas incompatibilidades que, hoy en día, están ya casi superadas.

2. Los componentes

En el caso de que hayas optado por el mundo PC, vamos a ver las recomendaciones mínimas para armar un PC de edición de vídeo potente por un precio asquible.

  • Placa base: en este caso he optado por la Asus Prime X570-P. Aquí vamos a necesitar una placa base espaciosa para los componentes. Importante: el procesador va a condicionar el socket o zócalo de la placa base. En este caso vamos a optar por un AMD Ryzen 2700X con socket AM4, así que la placa base deberá tener este socket. Por supuesto, existen otras placas más baratas, pero con esta gano más puertos PCI expresss, puertos USB 3.2 gen 1 y 2 y más capacidad de RAM, es decir, más posibilidades de expansión en el futuro
  • Procesador: en los últimos años, AMD le ha comido la tostada a Intel en cuanto a prestaciones y seguridad, así que vuelvo a la familia AMD que tantas alegrías me dio en el pasado, para hacerme con un Ryzen 7 2700X Wraith Prism. En este caso el presupuesto determina lo que puedes montar, pero te recomiendo siempre que sea el elemento en el que escatimes lo menos posible
  • RAM: para edición de vídeo recomiendo mínimo 16GB, pero más recomendable son 32GB, que es lo que vamos a poner. En este caso he optado por la marca Corsair con esta Vengeance LPX 32GB a 3200mhz PERO NO. Esta memoria RAM no es compatible con esta configuración de procesador y placa base, así que la devolví y la cambié por unas Corsair Dominator Platinum a 3000mhz. Luego volveremos sobre este asunto porque tiene mucha miga
  • Tarjeta gráfica: repito con Gigabyte tras mi buena experiencia con la GTX y ahora pasamos a una Gigabyte RTX 2060 Super Gaming Oc 8Gb. Aquí necesitamos memoria como si no hubiera mañana, más que velocidad de la gráfica. Si además tenemos más núcleos CUDA y una tecnología más moderna que nos ofrece la gama RTX, mejor que mejor
  • Fuente de alimentación: ya que tenemos procesador y gráfica potentes, necesitaremos también potencia en la fuente para que no se queden sin energía. Con la configuración de la RTX 2060 Super piden mínimo unos 550W, pero yo prefiero que tenga holgura y he optado por una Gigabyte G750H de 750W 80 Plus Gold semi modular. Por cierto, la certificación 80 Plus es una clasificación de eficiencia energética. Fuentes con la clasificación Gold son más caras pero son más eficientes y al final acabas ahorrando en electricidad. Además, suelen tener componentes de mejor calidad y aguantan más en el tiempo
  • Torre: vuelvo a mi querida marca Nox, con una Hummer ZX de gran tamaño, para tener más espacio y ventilar mejor los componentes que montemos. Lo mínimo que le pido siempre a una torre es que tengamos espacio por si en el futuro quiero ampliar equipo y que tenga buenas conexiones en el panel frontal

Sumando precios de componentes a día de hoy 20 de mayo de 2020 tenemos esto:

  • Placa base: 185,90€
  • Memoria RAM: 180€
  • Procesador: 222,80€
  • Tarjeta gráfica: 451,90€
  • Fuente de alimentación: 82,95€
  • Caja: 57,70€

TOTAL: 1181,25€

A esto añadimos discos duros, que si ya teníamos los podemos reciclar, o si no recomiendo siempre SSD para sistema operativo de unos 500GB, otro disco duro SSD para los archivos de caché y proxies que genera el programa de edición de vídeo de 1TB y un tercer disco duro que puede ser mecánico de gran capacidad para los archivos finales. ¿Por qué esta triple configuración? Porque así evitamos que un disco duro tenga que estar trabajando en varias cosas al mismo tiempo y aumentamos su rendimiento.

Discos duros que recomiendo aquí: para SSD no hay discusión, los Samsung EVO, si pueden ser los EVO 860 mejor que mejor. También están los Crucial, Kingston o Sandisk, pero yo recomiendo Samsung si vas a tratar archivos delicados como pueden ser los brutos de una pieza audiovisual.

Discos duros mecánicos: Western Digital siempre, forever. Olvídate de otras marcas. Si pueden ser los Blue o los Black mejor que mejor.

Además, sumamos periféricos básicos como ratón, teclado y monitor. En este caso, como puedes ver al principio del vídeo, he adquirido un monitor súper básico que voy a poner en el segundo set. Buscaba un monitor con HDMI, resolución Full HD, soporte VESA para colocar en pared y altavoces integrados para tener un sonido de referencia. Pero puedes mirarte esta guía sobre un buen monitor de edición de vídeo. En este caso opté por un Philips 243V7QDAB por 124€.

Añadiendo estos componentes tenemos un PC de edición de vídeo muy solvente por unos 1500-1600 euros si tuviéramos que comprarlo absolutamente todo. ¿Te parece mucho? Por 100 euros menos tienes tarjetas gráficas con 6GB de memoria de la gama GTX o RTX, e incluso por algo menos tienes sus equivalentes en AMD. ¿Recomiendo esta marca? He tenido mejor experiencia con Nvidia y su tecnología CUDA, pero con una AMD potente y bien actualizada no deberías tener mayores problemas.

Luego, puedes quitar unos 50 euros con una placa base más modesta, que tenga menos posibilidades de expansión pero soporte lo mismo que monto en esta. También puedes optar por un Ryzen 7 de menos velocidad o incluso un Ryzen 5 que sea tope de gama.

Y ya por último, compara precios usando Google Shopping. A veces puedes encontrar diferencias que pueden llegar a los 100 euros por componente. Vamos, que incluso por 900-1000 euros puedes tener un equipo completo muy parecido a este.

3. montaje

Vale, llegamos al meollo del asunto. Presta atención porque hay que tener mucho cuidadito y sobre todo, como en todo en esta vida, si algo no entra, no lo fuerces.

Para el montaje necesitamos simplemente un destornillador de estrella. Recomiendo que sea lo más largo posible y con punta imantada para que no se nos escapen los tornillos.

Otra cosa fundamental es evitar la electricidad estática, bien descargándote tocando una superficie metálica o el suelo o bien usando es una pulsera antiestática que puedes encontrar en cualquier tienda de informática. Esta pulserita la engancharemos en algo metálico y ya estaremos aislados. Pero te lo digo muy pero que muy pero que muy en serio: CUIDADO con la electricidad estática, sobre todo cuando saques los componentes de sus cajas. Las fricciones y roces generan una enorme carga que si no se aísla puede romper componentes. Créeme que yo una vez me cargué un PC entero por esta chorrada.

Bien. Empezamos con la placa, memoria y procesador. Lo primero es sacar la placa base de la caja y colocarla en una superficie aislante, como la bolsa que lleva. Aquí colocaremos el procesador, aquí los módulos de memoria RAM, aquí la gráfica, aquí conectaremos los discos duros y aquí la alimentación. ¿Fácil, no? Pues manos a la obra.

Vamos a montar el procesador. En el caso del socket AM4 que monta este Ryzen 7, es un procesador con patillas, no contactos como algunos Intel. Por eso hay que tener mucho cuidado. Saca el procesador, que no es esta pegatina sino esta pastilla tan inocente que esconde una bestia parda en su interior. Fíjate que una de las esquinas tiene una flechita. Ahora vamos a colocarlo en el socket de la placa base. Levanta la palanquita que tiene la placa, desplazándola un pelín y luego levantándola.

Fíjate que el socket también tiene una flechita, que a veces es muy sutil. Pues bien, las flechitas deben coincidir. Si no encaja es que, o bien no están coincidiendo las flechitas o bien estás montando un procesador en un socket que no es el suyo, así que tengo malas noticias: tienes que cambiarlo por otro.

Cuando esté dentro el procesador, bajaremos la palanquita. Insértala en la muesca que tiene para que no se suelte y ya está. Ahora colocaremos el disipador o ventilador. En este caso, este modelo de procesador incluye un ventilador bastante generoso. Puedes utilizar otras soluciones de disipación del calor, como los sistemas de refrigeración líquida que son más silenciosos, pero yo hasta ahora siempre he tenido suficiente con los ventiladores que traen los procesadores.

Ahora fíjate en que la superficie que contacta con el procesador tiene como una pasta gris. Eso es la pasta térmica, para ayudar a disipar mejor el calor. En caso de que el disipador no traiga esta pasta, acude a la tienda de informática más cercana para comprarla, aunque cuando se trata de componentes nuevos suelen traerla.

El ventilador se coloca enganchando los ganchos que trae a estas piezas que rodean al procesador. Además, normalmente trae la marca escrita, que procuraremos que quede en la parte superior. Fíjate además que trae una palanca el ventilador. Pues bien, levanta la palanca para que los ganchos queden sueltos y mete ambos ganchos, empezando por el que esté más lejos de la palanca. Ayúdate del destornillador si es necesario. Cuando ambos ganchos estén conectados, bajamos la palanca y listo.

Fíjate que ahora queda un cable suelto. Este cable se conectará a la placa base, que será la que regulará meterle más o menos potencia al ventilador según la carga de trabajo que tenga el procesador. Normalmente en la placa base tenemos una clavija que pone CPU FAN o algo similar. Lo conectamos ahí en la única posición que permite la rebaba que tienen ambas clavijas y listo.

Siguiente paso: la memoria RAM. Fíjate en la leyenda que muestran las ranuras o slots que tiene para los módulos de RAM en la placa. Los que tienen un asterisco son los que se montan primero. En esta placa es la DIMM-A2 y DIMM-B2 (slot 3 y 4). Ojo, que en muchas placas también pueden ponerse en los slots 1 y 2, pero lo importante aquí es que estén alternas para aprovechar el dual channel, para tener un ancho de banda de 128bits en lugar de los 64 bits del single channel, que se traduce en mayor rendimiento en general. Bueno, no es un rendimiento mucho mayor pero sí algo mayor que en el single channel.

En esta placa base de Asus tenemos que desplazar la única patilla que tenemos en los slots e insertaremos los módulos en la única posición que permiten hasta que escuchemos el característico clic.

Bien, ya tenemos RAM y CPU montados. Ahora vamos a ponerlo todo en la caja. Abriremos la tapa que deja ver el hueco más grande de la caja, donde cabe la placa base, y seguidamente colocaremos el embellecedor que trae la placa base de los puertos de conexión. ¿En qué dirección? Preséntalo en la placa base, donde están los USB, HDMI, etcétera con las patillas por dentro. Tal cual está, colócala en la caja desde dentro y con la misma orientación, que suele ser con las clavijas de ratón y teclado en la parte superior.

Bien, ahora coloca la placa. Fíjate que los agujeritos para los tornillos coincidirán con los que trae la placa, aunque en este caso me faltan algunos tacos hexagonales. No te preocupes, que tanto placa como torre traen algunos extra. Colocamos los que faltan y ahora sí, ponemos placa base con todos los tornillos. En este caso son los más pequeñitos que traen como una arandelita en la cabeza. Los colocaremos como los de las ruedas del coche. Empezando por los extremos en diagonal y continuando con los interiores.

Lo siguiente que haremos será colocar la fuente de alimentación. En este caso, una cosa que me gusta de esta torre es que la fuente está aislada del resto, así que abrimos la otra tapa lateral y metemos la fuente. Fíjate que en este caso tenemos una fuente semimodular.

Las fuentes pueden ser de tres tipos: estándar, modular o semimodular. Las estándar tienen todos los cables enchufados a la fuente y no se pueden quitar. Las modulares se conectan mediante pines a la fuente y las semimodulares tienen las conexiones esenciales fijas y algunas extra se pueden conectar. En este caso es una fuente semimodular, en la que conectaremos algunos componentes más adelante.

Colocaremos la fuente con el ventilador hacia el exterior de la torre. Fíjate que los tornillos de fijación coincidan con los agujeros que trae la torre. Colocaremos los tornillos más gruesos con arandelita en su cabeza.

Lo siguiente será cablearlo todo para meterle chicha, energía a todo el equipo. Procura siempre que los cables queden en la parte trasera si vemos la caja desde esta perspectiva. Vamos a conectar los botones de encendido y leds de estado del equipo y discos duros y los USB externos. Fíjate en estos cables que vienen de la torre. Tienen en su punta una leyenda. PWR, HDD, etc. Ahora fíjate en estas clavijas de la placa base. Verás que tienen la misma leyenda. Consejo: hazles una foto para facilitarte la tarea de identificarlos. Para conectar todo esto, normalmente la leyenda tiene que estar mirando hacia abajo, pero fíjate en el orden de los conectores. No te preocupes, que hoy en día no pasa nada si te equivocas, pero si no enciende el equipo es porque los has puesto mal.

Lo siguiente serán los USB externos. Primero pondremos los USB 3.0 que trae la torre. Fíjate que traen un enchufe con una muesca, que indican la orientación que deben llevar en placa, así que enchúfalos en la posición que te deje. Luego, haremos lo mismo con los USB 2. Si quieres usar la tarjeta de sonido integrada en placa, conecta el audio frontal en la clavija que tiene la leyenda AAFP.

Ahora vamos a conectar los enchufes de los ventiladores del chasis. Suelen ser los que tienen la leyenda Cha_fan. Los colocaremos en las clavijas correspondientes. Lo siguiente será conectar la fuente de alimentación a la placa base. Fíjate que tenemos por un lado la alimentación del procesador y luego la conexión de 24 pines de la placa.

Por cierto, las placas suelen traer un mini altavoz (speaker) que emite los pitidos de diagnóstico de la placa. Lo conectaremos también.

Lo siguiente será colocar discos duros. En este caso tenemos las bahías en la parte trasera. Con esta blanca en la que colocaremos el disco duro SSD principal, y estas otras bahías donde colocaremos el otro disco duro SSD y el mecánico. Fíjate que necesitaremos tornillos para los SSD, que son de 2 pulgadas y media, pero no para los mecánicos de 3 pulgadas y media. Muy práctico.

Lo siguiente será conectar la fuente a la placa mediante esta clavija de 24 pines. Si nos sobran pines en este conector, busca el extensor, que debe de estar seguro en el cable de la fuente. Lo colocaremos todo normalmente con la pequeña pinza que tiene hacia el exterior. Lo mismo haremos con el extra de 12 voltios que tiene en la parte superior para la CPU, que colocaremos también con la pinza hacia fuera. Por cierto, el cable que sale de la fuente tiene 8 pines, pero la placa tiene 4 pines extra por si tenes una CPU extremadamente potente o haces overclocking. Para este Ryzen 7 no son necesarios estos pines extra.

Ahora vamos a conectar los discos duros. Fíjate que en la placa base venían unos cables planos muy bonitos. Son los cables SATA y los conectaremos a los discos duros y luego a la placa base. Localiza los conectores y conecta los cables en la única posición que permiten. A mí me gusta ir en orden si están numerados, aunque esto no importa para la identificación de las unidades.

Ahora vamos a meterle chicha a los discos duros. Vamos a conectarlos a la fuente de poder. Fíjate en estos enchufes que son como SATA pero más grandes. Colócalos en la única posición que dejan y ya está. En mi caso, necesitaba alimentación SATA extra, así que conecté a la fuente varios cables más a las clavijas y luego los conecté a los discos duros.

Bueno, ya solo falta la tarjeta gráfica, que colocaremos en la ranura PCI express de la placa base. Fíjate que en este caso tenemos una ranura pero estamos ocupando dos slots de la torre, así que quitaremos los protectores de la torre, los del tarjeta gráfica y la colocaremos con el ventilador hacia abajo en la ranura PCI express hasta que oigamos un clic. Ahora conectaremos la alimentación de la gráfica a la fuente de alimentación mediante este cable. Fíjate que la gráfica tiene 8 pines y el cable de la fuente de alimentación trae 6 + 2 pines. En mi caso tuve que conectar el cable a la fuente para luego colocarla en la gráfica. Conectaremos los 8 pines en la orientación que nos permite sin forzar.

Lo último será ordenar un poquito los cables para que quede todo lo más despejado posible, prestando atención también a los cables no obstaculicen los ventiladores. ¡Y ya está! Lo que suelo hacer es una primera prueba enchufando la torre tal cual, sin ningún periférico, a la corriente. ¿Recuerdas el mini altavoz que pusimos? Si todo ha ido bien oiremos un pitido. Si no, oiremos un código de pitidos, que es el “lenguaje” que usa la placa base para comunicarse con nosotros para decirnos que algo va mal. Busca en Google el número de pitidos que te dé + modelo de tu placa base para solucionar el problema (por ejemplo, “3 pitidos largos y 2 cortos Asus Prime X570-P”).

4. El primer encendido

Lo siguiente que suelo hacer nada más encender el equipo es entrar en la BIOS. La BIOS es un mini sistema operativo que sirve para controlar los dispositivos básicos conectados a la placa base. Para ello pulsamos la tecla que aparezca en pantalla, en este caso la tecla Suprimir, y luego me aseguro de que detecta RAM, procesador y discos duros correctamente, y ahora preguntarás, vale, Pedro, pero ¿qué pasa con la RAM, que me tienes en un sinvivir?

Pues que las placas base incluyen un sistema para “vitaminar” las RAM para que vayan a su velocidad máxima. Normalmente al conectarlas, vienen en modo “capado”, dicho malamente, con una velocidad de unos 2000 megahercios. Es activando el XMP o Extreme Memory Profile en Intel o el DOCP (Direct Over Clock Profile) en AMD lo que permite exprimir al máximo su velocidad.

El problema era que esta placa base con las Corsair Vengeance no soportaba el DOCP a 3200 mhz. El equipo se congelaba y no funcionaba correctamente. Yo pensaba que no sería así, por lo que me salió rana, tuve que devolver los módulos RAM y dije ok, vamos a ser rigurosos y vamos a tirar de QVL, o Quality Vendor List, la lista de componentes verificados por los fabricantes de placas base para asegurar su compatibilidad. En el caso de Asus la tienes en la sección Soporte de tu placa base, Soporte CPU/Memoria y luego Memoria/Compatibilidad de dispositivo y la sección Memory.

Aquí por cierto encontraremos también discos duros, fuentes de alimentación, etcétera. Si el componente que has montado no está en la lista NO te preocupes que eso no quiere decir que no sea compatible, pero en el caso de las memorias RAM hay que prestar más atención. Como en el caso de las Corsair de 32GB solo teníamos esta opción disponible en Amazon, pues las cambié por las Dominator Platinum de 3000mhz en lugar de los 3200mhz de las otras.

Al conectarlas a la placa, entrar en BIOS y luego activar el perfil DOCP, ¡eureka! Ya todo funciona perfectamente, al máximo de su velocidad. Y esta es la moraleja de este artículo: si tu memoria RAM y placa base son compatibles con perfiles XMP o DOCP, actívalos, porque le estarás dando una velocidad extra a tu equipo.

Lo siguiente que hago es desactivar la tarjeta de sonido integrada en placa para no malgastar recursos que no voy a utilizar (ya que tengo tarjeta de sonido USB externa), selecciono el disco duro de arranque si es necesario, guardo cambios y a volar.

Pregunta que surge: ¿puedo utilizar el mismo disco duro con el mismo sistema operativo que tenía antes? Sí es verdad que Windows 10 ha mejorado dramáticamente en este aspecto, pero siempre se recomienda formatear, sobre todo si ves que empieza a hacer cosas raras.

Para ello, sigue esta guía de la prehistoria de Creatubers de instalación de Windows 10, que sigue plenamente vigente a día de hoy. Por cierto, lo primero que hago nada más instalar sistema operativo es entrar en la web de la placa base y descargar actualización de BIOS, pero cuidado, que esto es solo PARA EXPERTOS. Me descargo el archivo de la última actualización descomprimido en un pendrive vacío, reinicio y en el caso de Asus me voy a la sección de actualización e inicio el proceso. Pero insisto, si no sabes hacer nada de esto, si no sabes el modelo de tu placa o tienes la más mínima duda, NO LO INTENTES, porque puedes romper tu placa base para siempre. Pero si sabes lo que haces, estarás mejorando la estabilidad y compatibilidad de tu placa base con todos los componentes.

adquiere las herramientas de trabajo de Creatubers

Equípate para tu proyecto creativo y me ayudarás con una pequeña comisión de afiliado. No pagarás de más, sino que los proveedores dejarán de recibir una pequeña parte para dársela a Creatubers.

20/05/2020

0 comentarios en "La mejor guía para montar un PC de edición de vídeo"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020. Creatubers. Todos los derechos reservados. Información legal
Twitter  Facebook  YouTube Instagram Twitch