• LOGIN
  • No hay productos en el carrito.

La única clave para triunfar en YouTube

Mucho se habla sobre cuáles son las claves para crecer en YouTube, qué tienes que hacer para hacerte un hueco en este mundo lleno de competencia. Yo mismo tengo un vídeo en el que te explico cuáles son las estrategias que me han hecho crecer poco a poco y que, a mi juicio, aún sigo considerando esenciales para crecer en YouTube, como por ejemplo:

  • Mantener una constancia
  • Cuidar la factura técnica
  • Desarrollar habilidades comunicativas
  • Potenciar la creatividad
  • Analizar tus estadísticas y el feedback de tus suscriptores

Todo esto es importantísimo y sin duda son determinantes para hacer que tu canal siga creciendo en visitas, retención y suscriptores, la Santísima Trinidad del éxito en YouTube. Y en realidad, si te fijas, esto es aplicable a casi cualquier área de la vida, especialmente en el ámbito empresarial y los negocios. Pero hay algo que va mucho más allá de todo esto, hay una clave que es la auténtica piedra filosofal para abrirse paso y posicionarse en el mundo de YouTube. ¿Qué es? Estás ansioso por saberlo, ¿verdad? Vale, allá voy.

La verdadera clave para crecer en YouTube

La clave para crecer y tener éxito en YouTube es crear un océano azul. ¿Cómo? ¿Es que ahora me he puesto místico cual cantamañanas taoísta? No. Voy a tratar de explicarlo para que entiendas mucho mejor la idea y para ello me pongo en modo batallitas literarias del abuelo cebolleta.

Existe un libro que leí hace ya un tiempo y me voló la cabeza en mil pedazos. Es Las claves de la Estrategia del Océano Azul, de Wi Chan Kim y Renée Mauborgne. Es un best seller del mundo empresarial y lo conocerás seguro si andas metido en este negocio. Pero es que explica una idea fundamental para triunfar: abrirte paso en océanos azules, espacios de mercado que no estén contaminados por la competencia.

Las claves de la estrategia del océano azul

Según Chan y Mauborgne, existen dos tipos de mercados, que ellos llaman océanos. Está por un lado el océano rojo, con muchos competidores y una lucha constante por superar al competidor, por lo que siempre va a haber ganadores y perdedores. Se basa en una diferencia cuantitativa:

  • Más dinero
  • Más publicidad
  • Si tienes más influencia

En contraposición al océano rojo está el océano azul, que es la creación de un nuevo mercado en el que no haya esa competencia. Y el camino más corto para encontrar este océano azul es crear un valor diferencial que haga más atractiva tu propuesta, a través de una diferencia cualitativa en lugar de cuantitativa. Por tanto, el resumen de todo esto es que la clave del éxito en YouTube, y en definitiva, en cualquier ámbito de la vida, es generar un valor diferencial, una innovación de valor.

En este libro se ilustra esta idea con muchos ejemplos, de los cuales algunos tienen que ver más con las dinámicas internas del mundo empresarial, y es que este libro va dirigido fundamentalmente a este ámbito. Pero hay un ejemplo en el libro que ilustra maravillosamente bien estos conceptos: el nacimiento de Kinépolis, una cadena de cines creada en Bélgica en 1988 y que nació con la idea de innovar en un sector en declive, como era el de las salas de cine.

El océano azul de Kinépolis

Con la popularización del videocasete y la televisión desde los años 60 a 80, las salas de cine se fueron vaciando de espectadores. Todas las exhibidoras cinematográficas se lanzaron a una lucha encarnizada por tener más, por tener más salas, por tener más horarios y por tener más servicios de comida y bebida para atraer a más espectadores, tiñendo el océano de un rojo cada vez más oscuro y viciado. A diferencia de los multicines habituales, Bert Claeys, creador de Kinépolis, decidió construir el primer megacine del mundo, que conquistó un 50% del mercado de exhibición de Bruselas el primer año con una inversión por sala incluso menor.

Podríamos pensar que más infraestructura equivale a mayores costes, pero ¿y si estas infraestructuras estuvieran en la periferia de la ciudad, donde el precio del suelo es mucho menor? Claeys hizo algo revolucionario: sacar el cine de la ciudad y llevarlo a la periferia, donde hay espacio de sobra para hacer más salas y más espaciosas y también para que las familias pudieran aparcar sus coches con facilidad. Un win-win perfecto para espectador y exhibidor. Claeys fue más avispado que sus competidores y supo ver que lo que el espectador quería no era más cantidad, sino más calidad y facilidad en la experiencia de ver una película.

Esto es un océano azul, una oportunidad convertida en una innovación de valor. Y esto es perfectamente aplicable a YouTube, porque lo que diferencia a la inmensa mayoría de grandes youtubers (no de youtubers grandes) es la calidad y no la cantidad, es la innovación, es la frescura, es la capacidad de adaptarse al medio e innovar dentro de él.

Y ahora vas a decir: pero Pedro, tú no has triunfado en YouTube. ¿Por qué das lecciones sobre encontrar mercados si tú no te has hecho rico con tu canal?

Es que probablemente tienes razón, es que yo no considero que haya encontrado aún mi océano azul. O quizá lo estoy descubriendo poco a poco.

¿He encontrado mi océano azul?

Te voy a contar algo que muy poca gente sabe sobre el canal y el proyecto Creatubers. En la segunda mitad del año pasado lancé dos cursos completos de edición de vídeo, uno para Vegas Pro y otro para DaVinci Resolve. Cuando lancé el curso de Vegas Pro, quise dar respuesta a una demanda que yo consideraba que era abundante, como era aprender a manejar uno de los programas más utilizados para editar vídeo.

Sin embargo, también quise darle una oportunidad a un programa que aún tenía una cuota de mercado residual, pero que empezaba a añadir características muy atractivas para editar vídeo. Tenía muchas ilusiones puestas en el curso, pero esperaba que fuese más discreto en ventas. Si echamos un vistazo a mi amigo Google Trends vemos que el interés por Vegas Pro es superior al de DaVinci Resolve.

Pues bien, ahora te voy a lanzar una pregunta: ¿cuál crees que es el curso que vende más?

No, no es el de Vegas Pro. Es el de DaVinci Resolve. De hecho, la proporción es, aproximadamente, por cada curso de Vegas Pro que vendo, vendo 10 cursos de DaVinci Resolve. Existe una competencia descomunal en el mundo de la formación con Vegas Pro. Hay muchísimas alternativas de cursos, algunos más baratos, otros más caros, otros gratuitos… Comparando la oferta de cursos que hay de Vegas Pro y DaVinci Resolve, encontré que hay muchos menos cursos de DaVinci Resolve. ¿No será entonces que el curso de Vegas Pro es una estrategia que tiene más que ver con un océano rojo y el curso de DaVinci Resolve tiene más que ver con un océano azul? Creo que aún es pronto para sacar conclusiones, pero ahí dejo la pregunta para hacerte reflexionar.

Una de las conclusiones a las que he llegado, es que los océanos rojos tienen más que ver con el TENER:

  • Tener más dinero
  • Tener más medios
  • Tener más influencia

Para aplastar a tu competencia mediante números. Y los océanos azules tienen más que ver con el SER:

  • Ser más creativo y fresco
  • Ser más avispado
  • Ser más valioso

Que sí, que está bien tener más dinero, medios e influencia, pero, ¿de qué sirve todo esto si no «eres», si no eres creativo, sagaz, osado y valioso para tu público? Tampoco te estoy diciendo que tengas que hacer borrón y cuenta nueva, no tienes que hacer tabula rasa y ponerte vanguardista, que también está muy bien hacerlo, pero la idea no va del todo por ahí. Se trata de innovar en mercados que puede que no existan o que sí existan ya pero esté lleno de competidores, para llevar tu idea a un océano azul a base de innovación y hacerte con tu hueco.

Los océanos azules están por todas partes

Esta idea se puede aplicar a todos los ámbitos de la vida: al arte, a la tecnología, a la sociedad, a la economía, a las empresas… Piensa en Spielberg: él encontró su océano azul tiñendo de rojo el océano con Tiburón. Él inventó el cine comercial tal y como lo conocemos actualmente.

O Apple, con su iPhone. Fueron Jobs y compañía los que consiguieron darle al smartphone el valor diferencial que nadie vio hasta entonces.

En el mundo de YouTube hay cientos de ejemplos cristalinos. Te puede gustar más o menos Auronplay, pero él supo encontrar su océano azul haciendo vídeos grabados con ínfima calidad pero reciclando una idea expositiva buenísima. Y es que su formato es una copia de Qué vida más triste, primero web serie y luego teleserie española de hace unos 15 años, para actualizarlo y llevarlo al mundo YouTube; o Jaime Altozano y su frescura explicando algo que nadie se atrevió a explicar antes de esa manera: la música.

En nuestro ámbito, Runbenguo encontró su nicho de mercado en la fotografía y el vídeo creando vídeos con mucha frescura y ganándose al espectador con transparencia y honestidad.

Entiendes por dónde voy, ¿verdad? Pues ahora te invito a que hagas un ejercicio: utilizando este marco teórico del océano rojo, océano azul, piensa si con tu idea de negocio, o de canal de YouTube, o de película, cortometraje, serie, obra pictórica, etc. te estás moviendo en un océano rojo o en un océano azul. Espero que esta idea te ayude a ver con más claridad cuáles son tus debilidades y fortalezas.

09/07/2019

0 responses on "La única clave para triunfar en YouTube"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2019. Creatubers. Todos los derechos reservados. Información legal
Twitter  Facebook  YouTube Instagram