Objetivos de cine: todo lo que necesitas saber

Para conseguir un efecto cine sin mucho presupuesto podemos seguir los consejos que explico aquí. Pero siempre se puede ir más allá, y para ello, por supuesto, estamos a merced del presupuesto del que dispongamos.

Entre las mejoras que podemos hacer en nuestro equipo material para conseguir un look cinematográfico más conseguido está, de más caro a más barato, grabar con cámaras de cine profesionales (ese sería el consejo top si quieres rodar cine), utilizar las carísimas lentes anamórficas, que no son imprescindibles pero sí recomendables si quieres tener el look de ese cine en panorámico con la textura clásica (y difícil de tratar) del anamórfico, y luego está la opción más flexible, por su mayor rango de precios, que es utilizar lentes de cine.

Samyang 35mm T1.5

Los objetivos de cine tienen tres características que los diferencian de los objetivos normales:

  1. El diafragma no se mide por un valor f, sino por un valor llamado T. ¿Por qué? Porque este valor mide de una manera más exacta la incidencia de la luz en las lentes que hay dentro del objetivo y, mientras que entre un objetivo con f y otro objetivo con un f puede que no dé exactamente la misma luminosidad, en un objetivo con T y en otro objetivo con T, sobre todo de la misma familia, tendremos exactamente la misma luminosidad. La T significa transmisión, y básicamente, una lente con una T de 2.8, por ejemplo, proyectará una imagen con la misma luminosidad que una lente que mida su diafragma con el valor f2.8 y que además tenga una transmitancia del 100%. O lo que es lo mismo, para igualar una apertura f a una apertura t, tendremos que disminuir el número f, es decir, aumentar la apertura. La transmitancia es la eficiencia de transmisión de la energía por un medio, en este caso la luz a través de las lentes, y un valor T toma siempre un valor f partido por la raíz cuadrada de la transmitancia. ¿Cómo sabemos la transmitancia de un objetivo? Midiéndola con espectrofotómetros y demás cacharros muy caros que no necesitamos para un objetivo de cine, porque con el valor T nos aseguramos de que la transmitancia va a ser siempre del 100%. Esto se traduce en que el T2.8 va a transmitir siempre la misma cantidad de luz, sea el objetivo que sea. Esto es muy útil para que el director de fotografía sepa que vamos a tener la misma luminosidad independientemente del objetivo que usemos, sobre todo si estamos dentro de la misma familia de objetivos, por ejemplo las Xeen o VDSLR de Samyang, las Prime de Sigma o las famosísimas y carísimas lentes Cooke.
  2. Son por lo general extremadamente más pesados que sus equivalentes en foto o vídeo. Y cuando digo extremadamente es eso, muchísimo más. Se supone que esto es porque tenemos más lentes, tenemos más espacio para que entre más luz y todo eso. Pero también, porque el del cine es un mundo lleno de frivolidad y apariencias, y cuanto más aparatoso, grande y robusto parezca todo, más vamos a impresionar al becario que está sirviendo cafés y más impresión de equipo profesional vamos a darle a la diva que está actuando en nuestra película. Esto es moneda de cambio en el cine
  3. Son manuales, nada de componentes electrónicos dentro del objetivo. Sólo óptica pura y dura encerrada en un cuerpo robusto para que nos dure el objetivo décadas y décadas
  4. Tenemos un recorrido de diafragma y sobre todo de enfoque más largo que en objetivos de foto. Además, suelen tener una rosca dentada para que se pueda acoplar mejor al follow focus que usará el foquista. Ten en en cuenta que, en un rodaje, normalmente habrá un operador de cámara y un foquisa ayudándole con el enfoque
  5. Se supone que no tenemos el efecto de respiración cuando hacemos el foco, esos microzooms que se producen cuando enfocamos. Digo que se supone porque los más baratos siguen teniendo este efecto, aunque es mucho menos notorio. Pero, regla de oro: cuanto más caro sea un objetivo, menos “respirará”

Por todo esto, utilizar objetivos de cine para hacer fotos o grabar un vlog, por ejemplo, es una pesadilla. Vas a necesitar seguramente un cage o jaula con barras para darle más estabilidad al conjunto de cámara y objetivo, vas a necesitar follow focus para afinar mucho mejor el foco, no tenemos foco automático, etcétera. Por lo tanto, para esto, completamente descartados.

Rig habitual con follow focus, portafiltros y monitor externo

Ahora bien, si lo que estás rodando es cine, si quieres sacar un producto que tenga un look cinematográfico, estas son las mejores opciones. Yo quise hacerme con algunos de estos objetivos, sin irme a rangos ultra profesionales, porque no les voy a sacar mucho partido (es muchísimo más práctico alquilarlos). Pero sí quería probar con opciones más asequibles con la calidad suficiente para conseguir ese saborcillo cinematográfico que tanto me gusta.

Por ello, me hice con dos de los famosos Samyang VDSLR en su formato micro 4/3, el 14mm T1.7 y el 35mm T3.1. Lo que más adoro de estos objetivos en cuanto al aspecto visual son dos aspectos:

  1. Me dan una textura cinematográfica. Esto redunda en unos colores un pelín menos saturados, unos bokeh vaporosos y una definición menor. Esto es algo subjetivo, pero cuando estoy rodando cine prefiero que sea así
  2. Tienen unos lens flares impresionantes. Esos destellos que se producen cuando tenemos una luz cerca del objetivo en estas lentes les da un toque muy agradable
Lens flares en todo su esplendor (imagen no tratada)

Por ello, puedes tener por seguro que vas a estar mucho más cerca de ese ansiado look cinematográfico que tanto buscabas usando este tipo de objetivos.

adquiere las herramientas de trabajo de Creatubers

Equípate para tu proyecto creativo y me ayudarás con una pequeña comisión de afiliado. No pagarás de más, sino que los proveedores dejarán de recibir una pequeña parte para dársela a Creatubers.

1 comentarios en "Objetivos de cine: todo lo que necesitas saber"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020. Creatubers. Todos los derechos reservados. Información legal
Twitter  Facebook  YouTube Instagram Twitch