Cómo grabar mejores vídeos con tu smartphone

Ya sabemos dónde podemos encontrar un buen equilibrio entre calidad y precio en lo que se refiere al apartado multimedia de un teléfono. Pero, ¿cómo podemos grabar mejores vídeos con nuestro teléfono?

Los smartphones modernos tienen muchas posibilidades para ser utilizadas incluso como un sustituto de nuestras cámaras de vídeo en ciertas situaciones. Vamos a ver siete consejos para sacarle mucho más partido a tu dispositivo y grabar mejores vídeos.

1. Cuida la luz

La luz es fundamental en cualquier pieza audiovisual, ya sea el vídeo de tu sobrina jugando en el parque o la última película de Scorsese. Resumiendo, trata de usar la máxima cantidad de luz posible porque además los smartphones tienen sensores muy pequeñitos con una capacidad muy limitada de captar la luz, por lo que tendremos imágenes oscuras o con mucho ruido porque intentan compensar la falta de luz subiendo la sensibilidad del sensor.

2. Estabiliza

Ya hicimos los deberes en el artículo anterior adquiriendo un smartphone con estabilizador óptico, por lo que si es tu caso, no tendrás que preocuparte demasiado. Pero si no es así podemos mejorar la estabilización ayudándonos de accesorios creados para tal efecto como un gimbal. He tenido la oportunidad de probar un gimbal de la marca Hohem, el iSteadymobile+, y he de decir que me ha conquistado por dos razones.

La primera es que no hay que calibrarlo. Es un gimbal muy compacto que puedes sacar de la mochila rápidamente, engancharle el teléfono y ponerte a grabar en solo unos segundos. Comparado con la tortura china de calibrar un gimbal de cámara réflex esto es una bendición absoluta.

La segunda razón es que, además de todos los modos de estabilización de los que dispone, tiene un modo de seguimiento de cara que te ayudará a mantener fijo el encuadre hacia ese sujeto. Esto se asemeja a algunas cámaras que disponen de esta función, como la OBS Bot que comentaba Alejandro Pérez en este vídeo. Pero con esto tenemos la misma función pero en un cacharrito que cuesta menos de 100 euros.

En definitiva, un gimbal muy pero que muy recomendable y que hará que nuestros vídeos estén mucho mejor estabilizados y tengan un acabado más profesional.

¿Que no dispones de gimbal o no puedes gastarte pasta en él? Usa un mini trípode o incluso un palo selfi que no sea muy endeble. Siempre va a trepidar menos usando estas herramientas. En Amazon y AliExpress encontrarás algunos muy baratos.

3. Cuida el encuadre

No pasa nada por grabar vídeos en vertical. “¿Cómo? ¡Herejía!” No. Sé que va contra natura, que la visión humana es más horizontal que vertical, pero en mi humilde opinión cada formato tiene su “mercado”, por así decirlo. Evidentemente no me subas un vídeo a YouTube grabado en vertical, porque no es la naturaleza de YouTube, no es lo que exige el público que ve vídeos de YouTube. Pero sí me parece completamente válido grabar en vertical una story para Instagram. Si hay fotografías en vertical, ¿por qué no debería haber vídeos en vertical?

Normalmente usamos el móvil en vertical y cuando se trata de cosas muy espontáneas no le veo mayor problema usar este formato. Eso sí, aplica este consejo fundamental: no te grabes colocando tu cabeza en el borde inferior o superior de la imagen. Una regla básica en fotografía de retrato en vertical es que el cuello del sujeto tiene que estar en el centro de la imagen. Pues en vídeo hazlo igual. Deja tu cuello en el centro de la imagen y la cabeza en el tercio superior para tener una composición de plano mucho más equilibrada.

Para el resto de encuadres, la otra regla básica: los tercios. Siempre procura que los puntos de interés estén o bien en el centro o bien en uno de los cuatro puntos de interés del plano. Juega también con las líneas de fuga para destacar sujetos, usa encuadres no convencionales y ponle creatividad a tus vídeos.

4. Usa el mejor formato

Por cierto, hablando de Instagram. Hay un debate que ha surgido ahora, aunque es un problema que yo ya llevaba años observando, y es que, en Android, todavía no es posible obtener la misma calidad en aplicaciones de terceros como en la aplicación de stock de la cámara, es decir, la que viene por defecto.

¿Por qué ocurre esto? Porque Android usa una arquitectura con un diseño muy punk, motivado por el hecho de que tiene que comunicarse con miles y miles de combinaciones diferentes de placas base, cámaras, antenas, pantallas, sensores, etcétera. ¿Cómo se consigue esto? Mediante la virtualización. La virtualización, dicho muy brevemente, es poner una capa entre el sistema operativo y el hardware del teléfono para que las aplicaciones se puedan comunicar con este último. Esta capa tiene una funcionalidad mucho más limitada, porque lo que hace es garantizar la compatibilidad con todos los componentes.

Y dirás ahora ¿y por qué Instagram no se comunica directamente con la cámara stock? Porque entonces debería haber cientos y cientos de Instagrams diferentes. Esto no pasa en iOS, porque en este sistema solo tenemos 4 ó 5 combinaciones diferente de hardware. Android, por su parte, no “sabe” cómo funcionan absolutamente todas las piezas de hardware.

Por eso, hace unos años Google dijo “a tomar por saco, vamos a reescribir el sistema operativo de cero y vamos a hacerlo como Dios manda”. Y así es como nace el proyecto Fuchsia. Fuchsia es un proyecto de sistema operativo que parece que será el sucesor de Android y que, entre otras muchas mejoras, incluye en su kernel (núcleo principal) la capacidad de interactuar directamente con el hardware en teoría sin virtualización, sin cosas chungas, lo que se conoce como “talk to hardware”.

Así, a partir de Fuchsia, no será el sistema operativo el que deba adaptarse al hardware, sino el hardware al sistema operativo. De hecho ya hay una especie de “proto Fuchsia” por así decirlo, llamado AndroidX, y dentro de AndroidX tenemos CameraX. Este es una especie de “catálogo de buenas conductas” para que los fabricantes de teléfonos se adapten mejor al sistema operativo. Por ahora hay muy pocos teléfonos con Android X, pero se espera que vayan saliendo más con el tiempo.

Toda esta chapa que te he dado sirve para explicar por qué la story que subes a Instagram desde tu Xiaomi se ve peor que el vídeo que has grabado con la aplicación nativa del teléfono, algo que no pasa, como digo en iOS. ¿Solución? Graba primero el vídeo con la aplicación nativa y luego la subes a la app. Seguirá habiendo una mínima compresión pero será menor que usando la cámara de la app.

Además, procura siempre usar la mejor calidad posible. El OnePlus 7T, por ejemplo, dispone de un modo a 4K a 60 fotogramas por segundo que funciona a las mil maravillas.

Por último, hay modelos como el Huawei Nova 5T que dispone de grabación en h265 para mejor calidad con el mismo bitrate, formato que el OnePlus 7T, al menos por ahora, no posee. Pero con la GCam, y con otras aplicaciones, como Open Camera, podremos grabar en este formato.

5. Graba bien el sonido

El sonido grabado con un smartphone, salvo que sea de gama alta, suele ser de una calidad un tanto pobre. Además, es muy habitual que el sujeto se encuentre lejos y que haya ruido ambiente, pero todo esto se puede minimizar con un truquito. ¿Sabías que puedes usar tu smartphone como grabadora de sonidos? De esto hablaremos muy pronto, pero por ahora quédate con la idea de que puedes conectar a tu smartphone un micrófono lavalier (de solapa), por ejemplo, y usarlo de grabadora de sonidos o en la misma aplicación de cámara.

¿Que no te quieres complicar la vida o dispones de un presupuesto limitado? Pues trata de evitar golpes en el teléfono y, sobre todo, no tapes el micrófono mientras estés grabando. Es muy habitual sujetar el teléfono por los bordes superior e inferior cuando estamos grabando en horizontal. Si el micrófono está ubicado en uno de estos bordes (algo muy habitual hoy en día) trata de no taparlo.

6. Usa la cámara trasera

Es muy natural usar la cámara delantera para hacernos selfies y grabar vídeos de stories, pero si quieres sacarle más partido al vídeo de tu cámara, te recomiendo usar la cámara trasera en la medida de lo posible, ya que suelen ser de mucha mayor calidad, están mejor estabilizadas y en definitiva vas a conseguir vídeos técnicamente mejores.

7. Graba en manual

Esto es ya un consejo más avanzado, y es que te recomiendo que conozcas bien tu smartphone, sus ajustes y sus posibilidades de grabación en manual, para tener mucho más control de lo que grabes.

Además, si tienes la Gcam, tendrás algunas opciones comunes a las apps para todos los modelos y que te permitirán sacarle más jugo a tu cámara. Esto requiere un poco más de maña a la hora de grabar, pero evitarás algunos problemas, como la pérdida de foco o que se queme la imagen.

adquiere las herramientas de trabajo de Creatubers

Equípate para tu proyecto creativo y me ayudarás con una pequeña comisión de afiliado. No pagarás de más, sino que los proveedores dejarán de recibir una pequeña parte para dársela a Creatubers.

09/12/2019

0 comentarios en "Cómo grabar mejores vídeos con tu smartphone"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020. Creatubers. Todos los derechos reservados. Información legal
Twitter  Facebook  YouTube Instagram Twitch