• LOGIN
  • No hay productos en el carrito.

Cómo grabar sonido de cine de calidad por menos dinero

El sonido es una parte fundamental de toda pieza audiovisual. Yo me considero un fanático del audio, quizá porque vengo del mundo del sonido. Y en cine mucho más, porque un buen sonido te mete más en la historia y porque es posible que nuestra obra sea vea proyectada en una sala con un equipo profesional que va a sacar a relucir todos los fallos de sonido si no lo hemos trabajado bien. Por esto, hay que prestar especial atención a la hora de hacernos con un buen equipo de grabación de sonido para cine y esto muchas veces equivale a más dinero. Pero no siempre.

Primero de todo, has de saber que el encargado de grabar el sonido en una pieza audiovisual es el sonidista. Muchas veces, en producciones un poco más grandes, este sonidista tiene un ayudante que se encarga de sujetar el micrófono para captar el sonido. Es el pertiguista. Ambos forman un equipo humano que necesita un equipo para el desempeño de su trabajo.

Vamos a ver primero cómo se graba el sonido en una producción cinematográfica.

Soluciones de captación de sonido

Micrófono de solapa o lavalier: son los micrófonos perfectos para YouTube, ya que permiten más libertad de movimiento. Estos tienen un rango dinámico o respuesta de frecuencias menor, pero con un poco de ecualización en posproducción se puede mejorar el sonido.

Micrófono de estudio: estos micrófonos tienen una mejor respuesta a los matices de los sonidos y suele darle como más cuerpo al audio. Estos son los micrófonos de estudio por antonomasia (nadie grabaría en estudio con un micrófono lavalier). Yo he usado estos micrófonos en rodajes, sí, por qué no, pero los mejores para este cometido son los micrófonos de cañón.

Micrófono de cañón o shotgun: se diferencian de los de estudio en que son mucho más direccionales, de ahí que se conozcan como el patrón polar supercardioide. El patrón polar es el espacio de captación de sonido alrededor de la cápsula del micro. Pues bien, el patrón polar de los micrófonos de cañón suele ser, como digo, supercardioide, por lo que es muy útil para captar sonido lo más cristalino posible dentro de un ambiente susceptible de tener otros ruidos alrededor, como por ejemplo, un rodaje. Por eso son los más utilizados en este ámbito.

Debido a que captan mejor los matices de sonidos, hay algunas grabadoras de sonido que tienen integrados micrófonos de condensador con una disposición en cruz para captar sonido estéreo. Esto los hace muy útiles para grabar sonidos de ambiente. En un rodaje, estamos hablando del sonido de una playa, del sonido de un restaurante, de una calle, un parque, etcétera.

Micrófono de pelo o de peluca: son micrófonos que se camuflan en el pelo. A mí esto me voló la cabeza cuando lo vi por primera vez en uno de mis rodajes. Son muy usados en teatro, sobre todo, y tienen un precio bastante elevado. ¡Pero en algunos casos son una excelente opción!

Configuración perfecta para cine

La mejor combinación es un micrófono de cañón con conexión XLR conectado a una grabadora, con una pértiga, añadiéndole un blimp o zeppelin y para exteriores un peluche o gato muerto. Qué galimatías, ¿verdad? Vayamos por partes.

El XLR es un tipo de conexión muy usada en entornos profesionales por su gran calidad de sonido. Ya te hablé de ellos aquí. Además, es conveniente usar cables con conexiones XLR, porque con un cable muy largo, si usamos minijack estaremos creando una maravillosa antena de interferencias.

Por otro lado, el blimp o zeppelin es una estructura que absorbe muy bien los ruiditos que transmitimos desde la caña o pértiga, al no estar el micrófono en contacto directo con esta, y porque a su vez para exteriores es una pantalla extra contra el viento.

Aparte, el peluche o gato muerto es imprescindible para anular ese zumbido molesto del viento. Podemos encontrar peluches para micrófonos de cañón y también para micrófonos de solapa, pero hay que tener cuidadito en este último caso de que no se vea en plano.

Además, es imprescindible en muchos casos el uso de una caña o pértiga. Podríamos poner simplemente un micrófono debajo del sujeto, pero debido a que los planos en cine, por lo general, suelen grabarse sin aire por arriba, sino dejando más espacio por abajo (recuerda, en un diálogo más o menos convencional deja los ojos siempre en el tercio de arriba, por favor) y a que con los movimientos de manos le pegaríamos algún golpe, es más operativo colocar la pértiga arriba.

Por ello es conveniente tener una caña o pértiga extensible. En esta caña enrollaremos el cable del micrófono y adoptaremos siempre una postura adecuada para que el micrófono quede arriba, generalmente en X, para asegurarnos de que el micrófono no se cuela en plano. Y es por esto por lo que debes estar en comunicación con el cámara o director de fotografía para que te diga ahí estás bien, metes sombra, muévete un poquito, etc.

Luego, la solución más práctica es usar una grabadora de mano o portátil. A la grabadora también conectaremos unos auriculares para monitorizar el audio. ¡Esto es importantísimo!

4 tips para grabar sonido directo

  1. Estúdiate las secuencias. Cuando estemos grabando ficción y tengamos un diálogo con un solo micro de cañón, es fundamental que te hayas estudiado las secuencias para saber hacia dónde apuntar el micrófono en cada momento.
  2. Practica hasta la extenuación. El sonidista, para mí, es la persona más zen que existe en un equipo técnico. De hecho, es la persona con la que más me gusta conversar en los ratos libres porque son como monjes budistas en pequeño oasis en mitad del caos. ¿Por qué es esto? Porque tienen que ser personas muy metódicas, muy tranquilas y con capacidad de mantener posiciones difíciles durante mucho tiempo.
  3. Canta los archivos de audio. Cuando el auxiliar de dirección dé las órdenes de grabación típicas de cámara, sonido, claqueta, etc. Un tip sumamente útil es decir el nombre del clip que estás grabando. Esto lo tienes normalmente en la grabadora que estés usando si estás usando grabadora externa. Luego, el editor sabrá encontrar el archivo en caso de que se pierda en el océano de clips grabados.
  4. Cuidado con el reverb. El mayor enemigo del sonidista es, aparte de los ruiditos y el viento, el reverb. El truco clásico es tirar de elementos de la decoración, aunque hay casos en los que no podamos tener nada. En esos casos, hay que comunicarse con el equipo de arte para conseguir amortiguar por abajo y por arriba. Para abajo, hay que tirar de moquetas y para arriba, hay que usar un clásico en el sonido: la guata, una fibra de algodón que amortigua muy bien el sonido.

Dónde y cómo almacenar el sonido

Para grabar el sonido hay muchas maneras, aunque lo más importante a considerar es la conectividad y la portabilidad del equipo de grabación del sonido. Es decir, que el dispositivo que utilicemos para grabar el sonido que capta el micrófono tenga las mejores conexiones posibles y sea lo más portátil posible.

Por norma general vamos a conseguir mejor calidad con conexiones XLR que con conexiones minijack o jack, sobre todo cuando tengamos que tirar cables muy largos, algo muy habitual cuando estamos grabando cine. Hago especial hincapié en esto porque ya he pasado por situaciones desagradables por culpa de esto y hoy en día, afortunadamente, es un problema fácil y barato de solventar.

Respecto a la portabilidad, la solución más portátil que existe es utilizar grabadoras de mano. Las más famosas son las Zoom, con la H1N para grabar solo a través de minijack y la H4N para grabar tanto minijack como XLR.

Pero, como ya te expliqué en el post mencionado, desde hace unos meses uso una grabadora, digamos semiportátil, que es la Tascam DR-60D MKII. Me gusta mucho esta solución porque se puede utilizar muy fácilmente como solución estática, de hecho es lo que utilizo en mis vídeos, y por otra razón importantísima: permite grabar dos pistas de audio al mismo tiempo, una con más ganancia y otra con menos ganancia. Esto es increíblemente útil cuando estemos grabando ficción, porque, por ejemplo en casos en los que haya un susurro y luego un grito, podemos tomar una parte de un archivo y la otra del otro archivo, con menos ganancia.

Sonido lowcost con la máxima calidad

En el ámbito del sonido, como en cualquier otro, a más calidad, mayor precio deberemos pagar. Pero siempre podemos encontrar un equilibrio calidad precio. ¡Vamos allá!

Para micrófonos de cañón, recomiendo uno de Boya que en mi opinión tiene una excelente relación calidad-precio. Es el Boya BY-PVM1000. Es el micrófono que uso ahora mismo de hecho en mis vídeos para el canal y puedes hacerte una idea de la calidad que ofrece, con un poco de ecualización y masterización. Lo tengo colocado en un pie de micro y lo prefiero ahora a la configuración del micro de estudio no por nada de calidad, sino porque al tener el micro arriba, tengo más libertad para mover mis brazos. Este micrófono viene con esponja y peluche para el viento por 70 euros aproximadamente que cuesta, unos 76 dólares americanos más o menos.

Luego, este micrófono puedes acoplarlo a una pértiga con o sin zeppelin. Yo no tengo zeppelin, pero hay algunos en que puedes encontrar en Amazon por más o menos precio.

Luego, me hice un con una caña o pértiga de 3,5 metros de la marca Andoer. Esta pértiga es muy ligera y de longitud ajustable, dos características muy útiles para facilitar el trabajo. Y junto a la pértiga me compré un cable XLR de 6 metros, para tirar metros y metros de cable en caso de que sea necesario sin perder calidad de sonido. ¿Importa la calidad aquí? Sí, porque, generalmente, cuanto más pagamos mejor calidad vamos a tener.

Para grabar el sonido uso la grabadora Tascam, alimentada o bien enchufándola a la corriente o usando una powerbank, como la maravillosa powerbank de 20 amperios de Xiaomi.

Por último, uso una tarjeta SD de 8 ó 16 gigabytes. Cualquiera que sea de marca conocida te vale, y los clásicos auriculares AKG K142 HD, que amo con toda mi alma por el gran rango dinámico que ofrecen por un precio ajustado. Puedes encontrar ahora mismo los K240 por unos 55 euros.

Sumándolo todo, tendríamos un total de 385€ de equipo de sonido. Uf, sí, son algunos cientos de euros, pero te estás llevando un equipo extremadamente versátil, con muchísimas posibilidades y que podría costar fácilmente 5 veces este precio con una calidad muy similar. Además, no tienes que adquirir todo el material de golpe. Yo, por ejemplo, me hice primero con la caña, luego con la grabadora y por último con el micrófono y cable. ¡Partido a partido, como dice el gran Cholo!

*No hay ninguna mención pagada en este artículo. Los enlaces a los dispositivos que menciono son de afiliado de Amazon, por lo que recibiré un pequeño porcentaje por cada compra realizada. ¡Muchísimas gracias por tu ayuda!

07/10/2019

1 responses on "Cómo grabar sonido de cine de calidad por menos dinero"

  1. Podrías hacer un artículo de micrófonos gamers. Estaría interesante. Muchas gracias.

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2019. Creatubers. Todos los derechos reservados. Información legal
Twitter  Facebook  YouTube Instagram Foro