Cómo subir vídeos a internet: formatos y servicios

¿Puedo subir vídeos a internet de forma indiscriminada? ¿Cuál es el mejor formato de subida? ¿Serán compatibles mis vídeos con todos los navegadores? La respuesta no es tan sencilla como parece.

En nuestra página web podemos tener contenido textual o multimedia, es decir, imágenes, ya sean mapas de bit o vectoriales, archivos de sonido o archivos de vídeo. Por ejemplo, nuestra web puede estar creada con WordPress, el gestor de contenido más amigable que existe en Internet. Y ya tenemos en la web de Creatubers el curso completo de WordPress 6, con todo lo nuevo que trae y los mejores trucos para sacarle todo el partido a esta genial herramienta para crear páginas web.

Hay algo en lo que no reparamos mucho, y es que cuando subimos archivos multimedia en ciertos formatos, buscando un equilibrio entre calidad y tamaño, puede que no todos los navegadores sean capaces de abrirlos. Para esto existe una herramienta maravillosa llamada Can I use. Con Can I use podemos asegurarnos que los archivos que subamos a nuestra página web sean perfectamente compatibles.

Vamos a poner un ejemplo con imágenes. Existen dos formatos de última generación que son infinitamente mejores que JPG en relación tamaño calidad de imagen para ser subidos a una web. Por un lado tenemos AVIF, y por otro tenemos WEBP.

En el caso de AVIF, un formato de código abierto que ofrece una compresión extrema con una calidad de imagen altísima, si lo buscamos en Can I Use, veremos que es compatible con casi todos los navegadores modernos, menos con Safari en Mac OS en versiones anteriores a Ventura. Webs como Unsplash ofrecen todo su contenido en AVIF para mostrar la vista previa en la web, pero lo que hacen es detectar el navegador que estamos usando para mostrar las imágenes en otros formatos más tradicionales, como JPG o PNG, si es necesario.

formato avif para comprimir imagen
AVIF en Can I Use

Hay un caso mucho más estandarizado y extendido, que es el de Webp, formato también de código abierto y que si buscamos en Can I Use veremos que es compatible con todos los navegadores modernos. Así que WebP es un formato excelente si tenemos mucho tráfico en nuestra web y queremos aligerar el ancho de banda que consume de nuestro servidor. Recuerda, menos ancho de banda significa dinero que nos estamos ahorrando.

En el caso del vídeo la cosa no es tan sencilla y es lo que me resulta más desconcertante, porque podríamos liberar toneladas y toneladas de terabytes de almacenamiento y de ancho de banda de internet a nivel mundial usando códecs de última generación y de código abierto como VP9 o AV1, que ofrecen una altísima compresión y una calidad muy alta comparados con H.265 y sobre todo el viejo H.264.

Lo que pasa es que, una vez más, nuestra queridísima manzanita se pasa los estándares de facto por el arco del triunfo. Si buscamos en Can I Use veremos que la compatibilidad con WebM, el formato contenedor de VP8 y VP9, aún no la tenemos en iOS. Insisto, un códec gratuito y de código abierto.

Con AV1 es aún peor porque es un formato libre, desarrollado por un consorcio en el que participa Apple, y la compatibilidad en Safari en iOS ni está ni se la espera. ¿Por qué? Sólo ellos lo saben.

Así que, si tenemos nuestra genial página web creada con WordPress y queremos buscar una forma de subir vídeos para colocarlos de fondo en nuestra portada o para ofrecerlo como un contenido exclusivo para clientes, tenemos dos opciones.

Opción 1. Subir nuestro vídeo a un servicio de almacenamiento

Puede ser especializado en vídeo, como Vimeo, YouTube, o de almacenamiento y entrega de datos como Amazon S3 o Google Cloud. Esta es la mejor opción sin duda porque estaremos liberando de carga a nuestro servidor (recuerda que los vídeos ocupan mucho espacio y ancho de banda) y, en el caso de Vimeo, él solito se encarga de entregar el contenido en el formato que soporte el navegador de tus clientes y también permite eliminar los controles de reproducción, ideal si queremos colocar un vídeo de background en nuestro WordPress. El caso de YouTube es más delicado, porque no permite personalizar el navegador y puede dar una imagen poco profesional de nuestra empresa. Pienso que, si YouTube lanzara una versión Pro, de pago, pero con controles de visualización y privacidad personalizables, sería un éxito rotundo.

Opción 2. Subirlo en un formato extendido

La mala noticia aquí es que el único formato que funciona en todos los sistemas operativos y en todos los dispositivos es el poco eficiente H.264. Así que esta opción, aunque más barata, solo es recomendable para vídeos muy cortos y cuando tengas muy pocos en tu web, porque estarás ocupando un espacio precioso de almacenamiento y ancho de banda.

Cómo comprimir y subir vídeos a nuestra web

Supongamos un caso típico: tengo una web creada con WordPress y quiero subir un vídeo corto (recomiendo que no supere los 10 segundos) para usarlo de fondo en mi página de inicio. Para ello, podemos exportar desde nuestro programa de edición de vídeo un vídeo a máxima calidad, usando códecs con compresión mínima como DNxHR.

Obtendrás un vídeo con una gran calidad pero un tamaño disparatado, así que ahora toca comprimirlo para poder subirlo a nuestra web. Para ello, vamos a utilizar Handbrake, el mejor transcodificador de vídeo que existe. Seleccionamos un formato MP4, en Filtros ponemos en “off” todos los filtros que encontremos, en Vídeo seleccionamos x264 como el encoder, con un target bitrate de unos 3000-5000 kbps (según la complejidad y riqueza de detalles que tenga nuestro vídeo). Elegimos 2 pasadas, desactivamos la primera pasada turbo y, en Preajuste de codificación, seleccionaremos Placebo.

La mejor configuración en Handbrake para subir vídeo a la web
La mejor configuración en Handbrake para subir vídeo a la web

Por supuesto tardará una eternidad en codificar el vídeo, pero recuerda que aquí queremos la máxima calidad y compatibilidad en el menor espacio y que, al ser un vídeo muy corto, podemos permitirnos el lujo de usar una configuración muy exigente.

El mejor formato para subir vídeos a YouTube

El caso de YouTube es un tanto especial, porque, usemos el formato que usemos, la plataforma recodificará el vídeo para adaptarlo a la configuración que tenga el usuario. Por ejemplo, en Windows o Linux será común ver vídeos en VP9 o AV1 dependiendo de… ¡la popularidad del vídeo! Vídeos con millones de visitas son recodificados en AV1 para ahorrarles ancho de banda, dejando el VP9 para el resto.

Por ello, no existe una configuración ideal, al menos por ahora. Pero sí puedes obtener un vídeo en un formato y códec de mucha calidad, manteniendo un tamaño comedido y que sea ligero para subir en poco tiempo. Mi favorito, a día de hoy, es sin lugar a dudas MP4 en H.265, usando la GPU para codificar a la máxima velocidad. Es una configuración que llevo años usando y que YouTube “entiende” sin problemas para su posterior recodificación.

Adquiere las herramientas de trabajo de Creatubers

Equípate para tu proyecto creativo y me ayudarás con una pequeña comisión de afiliado. No pagarás de más, sino que los proveedores dejarán de recibir una pequeña parte para dársela a Creatubers.

03/08/2022

0 comentarios en "Cómo subir vídeos a internet: formatos y servicios"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2022. Creatubers. Todos los derechos reservados. Información legal - Política de privacidad
Twitter Facebook YouTube Instagram Twitch Podcast