Menús de configuración en el Panel de Administración

Por qué no me gusta Windows 11… por ahora

Tras dos meses y pico ya usando Windows como único sistema operativo en mi PC del estudio, creo que estoy ya en sacar algunas conclusiones sobre su rendimiento en aplicaciones creativas y nuevas características y supuestas mejoras en general.

He estructurado este vídeo en dos apartados, lo que me gusta y lo que no me gusta, así que ¡vamos allá!

Lo que me gusta de Windows 11

El menú inicio no está tan sobrecargado

El menú de Windows 11 está menos saturado que antes, aunque perdemos la agrupación de elementos en las diferentes “baldosas” que había hasta Windows 10. Pero por contra, no encontraremos la avalancha de iconos del tiempo, noticias y aplicaciones sugeridas que había antes.

Fluidez en general en el sistema operativo

En lo que respecta al sistema (luego hablaremos del ciertos programas), noto más fluidez en general a la hora de cerrar y abrir ventanas y moverme entre elementos. Como no podía ser de otra manera, esto se nota más recién instalado el sistema, pero parece que en este tiempo ha aguantado bien pese a los programas instalados.

El tiling Windows

También llamado multiventana, esta característica mejora el modo que teníamos en versiones anteriores de Windows, permitiendo cambiar la disposición de las ventanas colocando el cursor sobre el botón de maximizar. Muy útil si tienes un monitor ultra ancho y quieres “compartimentar” el escritorio sin tener que hacerlo a mano.

multiventana windows 11
Modo multiventana

Cambio de resolución sin parpadeo de pantalla

Se acabó el clásico “guiño” que hacía antes Windows al cambiar la resolución de pantalla. Aunque no es algo que vayas a disfrutar a diario, se agradece cuando, como yo, al tener monitores muy anchos estamos cambiando la resolución continuamente.

Tienda de aplicaciones y repositorios de terceros

La Microsoft Store se ha remodelado por completo, ofreciendo además unas condiciones muy atractivas para los desarrolladores (para dentro de un tiempo, seguro, subir precios, à la Netflix). Aunque nunca me ha terminado de convencer esta tienda (porque en muchas ocasiones instala versiones descafeinadas de los programas), sí es una manera segura de tener los programas más usados a manos. Pero por si esto fuera poco, también tenemos compatibilidad plena con repositorios de terceros, como el magnífico Chocolatey, del que ya te hablé aquí.

Lo que no me gusta de Windows 11

Menús escondidos y liosos

Este tipo de cosas son las que me hacen sospechar que Windows 11 ha sido diseñado por nativos digitales, personas que tienen ya tan interiorizado el concepto de copiar y pegar por ejemplo, que no lo necesitan verlo como un texto. Pero algo que debería hacer el departamento de User Experience de cualquier sistema o programa es darle ese sistema a una persona de 80 años que nunca lo ha tocado. ¿Tú crees que un anciano va a saber que este icono significa renombrar un archivo? ¿O que este otro significa copiar? Es una abstracción que solo los usuarios experimentados pueden hacer.

Inconsistencia de menús

Un clásico de Windows que me hace sospechar en un caso grave y crónico de spaghetti code, ese código tan enrevesado y mamotrético que nadie quiere meterle mano. Tenemos menús con el aspecto antiguo y nuevo, ventanas que cambian de color (¿por qué veo algunas ventanas blancas si tengo el modo oscuro activado?), iconos que aún arrastran el diseño antiguo y duplicidad de algunos elementos, como el Panel de control.

Cosas que prometieron y aún no están

¿Te imaginas que Apple anuncia una cosa muy loca como, por ejemplo, que iOS 16 va a tener compatibilidad con aplicaciones de Android, y llega iOS 16 y ni rastro de esta característica? Se liaría pardísima y Apple perdería mucho de su prestigio. Pues exactamente lo mismo ha pasado con Windows 11. Es algo que no recuerdo haber visto nunca antes. Si crees que no vas a llegar a tiempo, ¡no te pilles los dedos y no lo anuncies!

La barra en medio

¿Para qué? Una barra tiene que ser funcional, no un ornamento para que un sistema quede más bonito. Si colocas la barra en medio, dejas a los lados dos espacios. ¿Significa que uno de esos lados tiene prioridad al abrir las ventanas? ¿O que ya no es tan relevante? Si colocas la barra en medio, lo más coherente es hacer como Mac OS o Gnome y restarle protagonismo para mostrar los programas abiertos. ¡De lo contrario no tiene ningún sentido! Afortunadamente, se puede colocar donde siempre ha estado…

barra en medio en windows 11
La dichosa barra en medio

No puedo arrastrar documentos a la barra de tareas

¿Pero esto qué es? Aún no explico esta jugada de Microsoft. Algo que siempre ha funcionado a las mil maravillas y que yo he usado creo que desde Windows 98 como es arrastrar archivos a las aplicaciones en la barra de tareas no se puede hacer en Windows 11.

Bugs y bajada de rendimiento

En algunos procesadores AMD Ryzen por lo visto está habiendo una bajada de entre un 3% y un 5% de rendimiento respecto a Windows 10 por problemas de compatibilidad con algunos núcleos del procesador.

Y esto no sé si tiene relación, pero veo también cierto lag en DaVinci Resolve. Y en general, cuando el programa se pone a engullir memoria (no olvidemos que es un programa de edición de vídeo) noto que el sistema se ralentiza bastante y que incluso tengo algunos problemas de estabilidad en todo el sistema.

Pequeñas modificaciones que disparan mi toc

Por ejemplo, ahora en Windows 11 al hacer clic con el botón derecho en el ratón no tengo la opción de abrir el Administrador de tareas. Aunque lo tengo en el botón derecho en Inicio, me gustaba como estaba antes y es un comando que no sobra. O que ahora no muestra el numerito del volumen. O que ya no puedo agrupar iconos en Inicio, como dije antes…

Conclusión: me quedo en Windows 10

Normalmente estoy a caballo entre Windows 10 y Windows 11 en los PC que tengo en casa, y hace poco, trabajando con Windows 10, me dije a mí mismo: “oye, Pedro, ¿te has dado cuenta de que no echas nada de menos absolutamente ninguna funcionalidad nueva de Windows 11?

Así es, y como arrastra aún esos pequeños bugs y problemas de rendimiento, la conclusión es que Windows 11, al menos para mí, todavía no está listo para dar el salto. Así que vuelvo a Windows 10, un sistema maduro y estable hasta el aburrimiento (literal, yo creo que cuando un sistema es aburrido es sinónimo de que funciona) al que todavía le quedan 3 años y pico de actualizaciones y mejoras.

La verdad es que trabajando con Windows 11 cada vez estoy más convencido de mi teoría loca de que Microsoft quiere matar Windows tal y como lo conocemos. Aparte de lo que ya hemos visto de Windows 365, una interesante versión de Windows en la nube que te permitirá trabajar en remoto casi desde cualquier dispositivo, de lo que estoy plenamente convencido es que en los próximos años Windows pasará a ser una capa encima de un núcleo Linux. Una especie de Android o Chrome OS pero para sistemas de sobremesa. Al fin y al cabo, si ya te están haciendo casi gratis el trabajo más crítico, que es el núcleo de tu sistema, ¿para qué duplicar este trabajo?

Sí, dirás que qué he desayunado hoy, pero cuando salga el primer Windows con núcleo Linux dirás “ah, lo escuché primero en Creatubers”. ¡Recuérdalo!

adquiere las herramientas de trabajo de Creatubers

Equípate para tu proyecto creativo y me ayudarás con una pequeña comisión de afiliado. No pagarás de más, sino que los proveedores dejarán de recibir una pequeña parte para dársela a Creatubers.

13/10/2021

0 comentarios en "Por qué no me gusta Windows 11... por ahora"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021. Creatubers. Todos los derechos reservados. Información legal - Compromiso de privacidad
Twitter Facebook YouTube Instagram Twitch Podcast