Sube el sonido de tus vídeos con estos 2 consejos

¿Sabes por qué muchos vídeos se escuchan súper bajito y otros se escuchan que te van a petar los oídos? Porque el sonido se trabaja mal, ¡punto! Así que en este artículo vamos a poner al fin solución a esto.

He llegado a poner directos en los que tenía que subir el volumen al máximo de Windows, de la interfaz de sonido y de los altavoces. Todo a la vez. Así que esta es la petición que hago a las decenas de millones de personas que van a ver este vídeo: tienes que nivelar bien el sonido de las entradas o de tus pistas de audio: de tu micrófono, de la videollamada que haces por Zoom con tu colega, de la salida de audio de tu escritorio o de lo que sea.

¿Por qué? Porque un vídeo que suena mal es uno de los muchos motivos por los cuales tu audiencia va a salirse de ellos.

Y te voy a enseñar a mejorar y controlar mejor el volumen de tus vídeos mediante dos consejos fundamentales. Ojo, no te estoy diciendo que tengas que sonar como yo sueno en mis vídeos. Pero eso no significa que no debas sonar alto.

Consejo 1: controla la ganancia del sonido de entrada

Lo primero que tienes que tener en cuenta: existe un valor que te va a indicar cuándo estás recogiendo bien un sonido. Es la ganancia. La ganancia es la diferencia entre el nivel de entrada y el nivel de salida de un audio. Este valor no debemos confundirlo con el volumen, que es la percepción subjetiva de la intensidad de un sonido y es el clásico valor que cambiamos en la radio del coche o en los altavoces de nuestro PC para que emitan un sonido con mayor intensidad.

Esto da lugar al error más típico que tenemos cuando estamos grabando audio para un corto, un largo, un vídeo de YouTube, etc. Y es que es muy común tener una ganancia de entrada de audio y luego un volumen de monitorización. La monitorización es el control, por ejemplo, con unos auriculares en un rodaje, del sonido que se está grabando. En situaciones amateur es muy común subir la ganancia de la entrada de un micrófono y bajar el volumen de monitorización porque ay, es que me hace daño en los oídos y así lo escucho mejor.

Craso error. Si vas a dedicarte al mundo del sonido, tatúate esta frase en el brazo: la ganancia es destructiva, el volumen no. Si grabamos un sonido con una ganancia de entrada exagerada, vamos a producir saturación en el audio y vamos a destruirlo, por mucho que luego bajemos el volumen en los altavoces. Por eso, cuando grabes un sonido, es mejor quedarte corto a pasarte de rosca en la ganancia que estás recogiendo. Esto también es aplicable en vídeos de YouTube, donde además en muchas ocasiones no podemos monitorizar ese audio.

Así que el primer consejo es que controles la ganancia. ¿Y cómo se controla la ganancia? Pues mayormente con uno de los chivatos que tenemos en casi cualquier equipo de grabación, ya sea físico o por software: los medidores de ganancia. Estos miden la señal que entra en decibelios. Siempre que nos encontremos en niveles positivos vamos a tener distorsión, así que la primera regla de oro es que este medidor nunca llegue al 0. En el argot audiovisual se dice que “pica” el sonido, satura o distorsiona.

Control de volumen de sonido en altavoces
Control de volumen en altavoces. ¡No lo confundas con la ganancia!

Entonces, ¿cuáles son los valores de ganancia de entrada en una grabación de audio? Respuesta corta: lo más cerca del cero (siempre en los números negativos, claro) sin que en ningún momento. Respuesta larga: depende. ¿Por qué? Pues porque no es lo mismo usar un micrófono jack 3,5mm que un micrófono de condensador XLR balanceado, por ejemplo, ya que el primero mete más ruido que el segundo, al ser una conexión sin ningún tipo de aislamiento de ruido. Ese ruido lo va a recoger el sonido, y como cuando estamos aumentan la ganancia estamos aumentando la señal de entrada, en esa señal vamos a tener el sonido de la voz y el sonido del ruido.

micrófono de condensador XLR Audio Technica AT2020
Micro de condensador XLR Audio Technica AT2020

Con esto te estoy diciendo que no es nada recomendable dejar una ganancia extremadamente baja si luego vamos a tener que incrementar la ganancia muchos decibelios. Recuerda, la ganancia es destructiva. Por lo general, lo idóneo aquí es movernos en ganancias de entre -8 y -12dB aproximadamente para ir con seguridad. Pero insisto, de nuevo, esto no es universal. Haz pruebas, grábate una y otra vez y prueba a amplificar o disminuir la ganancia de tu micrófono para calibrarlo bien.

Consejo 2: aumenta o disminuye la ganancia de salida

Esto es aplicable a vídeos en diferido de YouTube, a streamings, directos en Twitch, YouTube, etcétera. Una vez que tengas el audio grabado o monitorizado, es importante que sepas cómo aumentar esa ganancia en las diferentes entradas o pistas para que el vídeo suene lo más homogéneo posible.

Por eso, aquí mi consejo personal es, en cuanto a la ganancia de salida que tenemos en un programa de edición de vídeo, que esa ganancia esté lo más cerca del cero sin que sature. Y ahora dirás, “ok, pero si tengo algunas partes en las que levanto la voz en el vídeo. Esa parte siempre va a saturar, ¿no?” No, si sabes tratarla mediante la compresión. La compresión es ni más ni menos que bajar automáticamente las partes de un audio que suenen muy alto y subir las partes que suenen muy bajo para que suene más homogéneo.

Por lo tanto, mi recomendación aquí es que apliques una compresión aunque sea mínima, cambiando tres parámetros fundamentales, en cualquier programa de edición de vídeo.

Vamos a verlo (y oírlo) en DaVinci Resolve. Antes de nada por supuesto, en la dinámica de la pista de audio tenemos que activar la Compresión. Y ahora sí, tenemos estos tres parámetros:

  • Primer parámetro: compensación. Desde aquí podemos aumentar la ganancia total del sonido de la pista.
  • Segundo parámetro: el umbral, es decir, desde qué valor de decibelios vamos a querer que actúe el compresor. Es esta línea azul que tenemos aquí. Que en un mismo audio tenemos un susurro y a la vez un grito: bajamos un poquito más el umbral para que tenga en cuenta todo. Que es un sonido sin altibajos: bajamos el umbral para que sea más sutil
  • Tercer parámetro: la proporción. Que es el nivel de diferencia de intensidad del sonido que va a tener la parte más alta y la parte más baja. Aquí es donde empieza a aplicarse la compresión y hay que tener cuidado, porque una proporción muy bestia va a amplificar bestialmente los sonidos bajos que tengamos si el umbral está bajo
compresor de sonido en DaVinci Resolve
Compresor en los controles de dinámica en DaVinci Resolve

Ahora bien, ¿qué pasa con los directos? Pues aquí nos metemos en un buen quilombo, porque no solo tenemos que controlar y monitorizar mientras emitimos en directo (a menos que tengamos un técnico de sonido) sino que posiblemente no podamos controlar la entrada de audio de todos los participantes. Si estamos en OBS esto se puede minimizar separando las ganancias de las fuentes de sonido que tengamos si estamos en una vídeollamada, utilizando por ejemplo OBS Ninja y aplicando el compresor que incluye OBS.

El consejo que vimos con nuestros vídeos grabados también es aplicable a los directos. En OBS tienes un maravilloso mezclador de audio que te mide la ganancia de cada una de las entradas que tengas. Pues bien, la regla de oro aquí, según mi experiencia, al igual que en un editor de vídeo, lo importantísimo siempre es que tengamos los niveles en torno al -5 y 0 db. Siempre por supuesto sin saturar.

adquiere las herramientas de trabajo de Creatubers

Equípate para tu proyecto creativo y me ayudarás con una pequeña comisión de afiliado. No pagarás de más, sino que los proveedores dejarán de recibir una pequeña parte para dársela a Creatubers.

05/05/2021

0 comentarios en "Sube el sonido de tus vídeos con estos 2 consejos"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2021. Creatubers. Todos los derechos reservados. Información legal - Compromiso de privacidad
Twitter Facebook YouTube Instagram Twitch Podcast